miércoles, 9 de abril de 2008

La Quimica en Ecologia


Extraordinariamente importantes en cuanto a la génesis de los suelos , los factores químicos tienen igualmente un papel considerable en ecología: contenido en calcio, en sales, en materia orgánica... El calcio está sobre todo presente en los suelos en forma calcárea. Interviene en la distribución de las especies vegeta les, siendo las unas calcicolas y las otras calcifugas: así, en la región parisiense, se puede citar, entre otras, como plantas calcicolas Ranunculus arvensis, el boj, el cardo corredor, y como plantas calcifugas Rumex acetosella, la gran digital, Spergula arvensis. el abedul, la encina sésil; en las regiones mediterráneas, Brachypodium ramosum, el romero, Lavandula latifolia, Erica multiflora, Cistus albidus y el pino de Alepo son calcicolas, mientras que, en los suelos siliceos, se encuentran Helianthemum guttatum. Lavandula stoechas, Erica arborea, Eescoparia, Cistus salvioefo lius y el pino marítimo. Algunas especies poco estrictas pueden localizarse en sustratos diferentes según las regiones donde viven: indiferentes, por ejemplo, en el sur de Francia, están ligadas a la caliza en el norte de Francia (encina pubescente, Bromus erectus).El potasio desempeña un papel importante en el metabolismo, aunque no forma parte de las moléculas orgánicas; un déficit de potasio en la planta implica un déficit de reservas hidrocarbonadas y retrasa la maduración de los frutos. El magnesio, por el contrario, entra en la composición de la molécula de clorofila: su carencia provoca clorosis: tiene también un papel biogeográfico. Algunas especies son endémicas de los desmoronamientos dolomiticos (Kernera alpina. Saxifraga cebennensis).Otros elementos (hierro. Manganeso, cinc, cobalto, boro, molibdeno, cloro y tal vez cobre) son también necesarios para los vegetales: son oligoelementos, que actúan en muy pequeña cantidad sobre el crecimiento. Algunos suelos al borde del mar o en regiones más o me nos secas poseen un alto contenido en sales, principalmente cloruros y carbonatos (algunas veces sulfatos). Los suelos salinos (cloruros), poseen una presión osmótica muy elevada, que perturba la absorción normal de agua (sequía fisiológica). Estas condiciones descartan la mayor parte de los vegetales superiores, y solamente algunas especies llamadas "halófilas" pueden desarrollarse allí. En las regiones templadas, a lo largo de las costas (lagunas saladas) y en numerosos estuarios, las riveras pueden ser colonizadas por un cierto número de plantas herbáceas o subleñosas, tales como Aster tripolium, Obione, diversas salicornias y armajos. En las mismas condiciones, pero en región tropical. se desarrolla un agrupamiento vegetal arborescente, el manglar caracterizado por los mangles (Rhizophora), con raíces zancudas, y las Avicenia. En los suelos alcalinos (carbonatos de sodio), la alcalinidad es demasiado fuerte, el ion sodio se vuelve un antagonista con respecto a la absorción de los otros iones y la estructura. asfixiante en invierno, no permite en verano reservas de agua suficientes. Estos suelos son ordinariamente aún más estériles que los suelos salinos.

La clasificación de los suelos

Los desechos vegetales que se acumulan sobre la tierra se transforman más o menos rápidamente, y los diferentes ti pos de edafogénesis crean suelos muy diferentes en función del clima, de la naturaleza de los desechos (ciertas especies son muy mejoradas, mientras que otras lo son poco. V EDAFOLOGiA). El estado bajo el cual el nitrógeno y el carbono están presentes en estos suelos lo mismo que sus grados respectivos (relación del carbono respecto al nitrógeno: C/N), son factores importantes para caracterizar estos humus, algunos de los cuales se forman sobre suelos calcáreos bien drenados ("mull cálcico"); la alcalinidad es bastante fuerte (alrededor pH8). y al ser la destrucción de los desechos vegetales rápida, la relación C/N es bastante baja, alrededor de 10; la flora neutrófila está compuesta por numerosos arbustos, tales como el bonetero, el cornejo, la alheña: como especies herbáceas, se pueden citar el mercurial y Brachypodium sylvaticum. El "mull forestal" que se forma sobre el suelo no calcáreo es ligeramente ácido (pH6), y la relación C/N está comprendida entre 10 y 20; se encuentra este mull en los bosques frondosos del oeste de Francia. El estrato herbáceo está compuesto normalmente por Melica uniflora, Milium effusum de ortiga seca y de aspérula olorosa. El "mor", que se localiza sobre todo en los bosques de resinosos y en las landas con ericáceas sobre suelos siliceos, tiene un pH bastante bajo (inferior a 5) y una relación C/N superior a 20, pudiendo alcanzar 3O. Las especies vegetales que viven en estos suelos son las que buscan los medios ácidos, es decir vaccinium myrtillus, el helecho águila y diversas ericas. Al lado de estos suelos humiferos aireados existen suelos asfixiados: las turbas. Algunas son calcáreas (turbas cálcicas, donde viven musgos hipnáceos, ciperáceas y canas). Otras, muy ácidas (turbas oligotrofas), se localizan con preferencia en los climas fríos y húmedos (montañas): el pH es muy ácido (del orden 4), y el grado en nitrógeno muy bajo; también la relación C/N es muy elevada (hacia 40). La planta que coloniza sobre todo estas estaciones es un género de musgos: los esfagnos,
Los factores bióticosAl lado de los factores climáticos, físicos y químicos, a los cuales acabamos de pasar revista y que influyen mucho sobre las poblaciones vegetales y animales, falta todavía examinar las acciones (interacciones) que existen entre los seres vivos. Se distinguen las que se producen entre individuos de la misma especie (reacciones homotipicas) y las que tienen lugar entre individuos de especies diferentes (reacciones heterotipicas).

Las reacciones homotipicas

Hay que citar ante todo el efecto de grupo , que corresponde a la vida en común de ciertas especies animales. Estas últimas sólo pueden subsistir si existe un número de individuos de la misma especie que vivan juntos (de 30 a 40 para los elefantes, de 300 a 400 para los renos y más de 10 000 para ciertos cormoranes del Perú). Pero, por el contrario, hay competencia (efecto de masa) cuando las poblaciones son demasiado numerosas para el territorio o la alimentación. Así, en un bosque, los efectos de la competencia tienden a imponer a los árboles un aspecto general esbelto (búsqueda de la luz). Por el contrario, la misma especie puede poseer hermosas ramas bajas y tener un aspecto denso cuando el individuo está aislado. A nivel de los órganos subterráneos, se establece otra rivalidad (abastecimiento de agua): en las zonas subdesérticas, la población arbórea muy escasa se debe a la extensión de los sistemas radiculares de los individuos, que están obligados a buscar la cantidad de agua necesaria para su vida en un enorme volumen del suelo.